El blog del Dany

Madrugaciones

Escrito por danyelchovas 17-10-2012 en General. Comentarios (2)

 

Aquí os dejo unas divagaciones de madrugada... Gracias por la inspiración

 

Madrugaciones

                 Para y por Peli

 

No me gusto mucho últimamente

quizás es que con la depresión otoñal

las paranoyas bullen en mi cabeza

entrando en bucles de cinismo permanente.

Sarcasmo, ironía y sátira

barnizan sensaciones tristes.

 

Las musas se me escapan entre los pelos

rozan barreras peliagudas

me sirven de consuelo.

 

Estoy bastante bocazas esta noche

no me mandes lejos

pero empiezan a aparecer temas

¿Por qué este chico

se empeña en ser infeliz?

Creo que lo notas

de cuando en cuando

“si eres feliz siendo infeliz...

entonces me vale también”.

 

Pero...

no hay peros

tampoco hay salida

la llevo dentro,

no quiero que me la saquen

con soluciones egoístas

no pueden llegar hasta mi,

no me dejo llegar.

Me conformo

con relámpagos como este,

fogonazos, excesos de confianza.

 

Sería mejor que olvidaras

todo lo que sabes de mi

 y recordarme como

"el tío que no huele".

 

Me dan miedo los silencios,

y los tuyos atraviesan fronteras.

El mundo habla muy rápido,

hay pocos silencios...

Tus silencios se me hacían eternos,

y más si cruzábamos miradas.

Dices mucho con tus silencios,

y lo que es peor

haces decir mucho

planteas un abismo difícil de saltar,

provocas salto

desde estratosferas

sólo para atravesar

miedos y fronteras.

Cuando miras

tus silencios

parece que desafían,

al cruzar la mirada contigo

me siento desafiado a seguir.

 

Me preocupo de entenderte

me reduzco al absurdo

le como el tarro a cualquiera

puedo animar a cualquiera

a tocar mis cicatrices

pero no a todo el mundo

más bien a poca gente

le permito hurgar en las heridas abiertas.

Confío en tus silencios...

 

Será algo arcaico

Pero en este punto de intimidad

a trompicones,

soltando lastres

me das miedo

como las pelis de terror,

que te asustan y te sobresaltan

pero no puedes dejar de ver

porque adoras ese gusanillo en el estómago.

 

Y así, sin querer

me vences

y no me dejas irme triste a dormir

como si quisieras

guardar mi sueño

de las pesadillas.

Curioso que la aprendiz

venza al maestro

en el arte

de la manipulación de la palabra.

Vencido

y agradecido

me duermo con una sonrisa.

 

Bocados de Septiembre

Escrito por danyelchovas 11-09-2012 en General. Comentarios (2)

Aquí os dejo mi habitual elegía de septiembre... Espero que os guste

 

Bocados de septiembre

 

He leído que septiembre

es el lunes de los meses.

 

Que los recortes son

necesarios

más para unos que para otros

por lo visto.

 

He visto que en septiembre

las piscinas aparecen

moteadas de hojas secas,

y las puertas de los colegios,

de lágrimas de niños

y de angustia de padres

que no saben

cómo educar en la esperanza

con tal desesperación

sentida.

 

He sentido en septiembre

la nostalgia que acecha

por las playas,

la soledad que abre brecha

la tristeza que descerraja

besos en los labios,

 

que busca las costillas,

que desinfla los pulmones

que eriza las cosquillas

entre atascos y madrugones.

 

Bocados de realidad

en el lunes de los meses.

Muerdos de debilidad.

Septiembre me duele a veces.

 

Pregonero

Escrito por danyelchovas 05-09-2012 en General. Comentarios (3)

 

Aquí os dejo el pregón de las fiestas de Malpica de Tajo de este año, no sé por qué, alguien (a mi me lo dijo Jesús, el alcalde, unos días antes) pensó que sería buena idea que yo lo diera... No puedo explicar todos los nervios que sentí, con medio pueblo mirándome... En fin, espero que os guste

 

El otro día, cuando Jesús me propuso hacer el pregón de las fiestas pensé “¡Qué marrón!”, porque yo, pregonero como tal, sólo conozco al tío Eusebio, el alguacil (bueno, y a aquellos que hicieron esto antes que yo, seguro que infinitamente de forma más merecida). Lo primero que le dije fue “Pero si yo no soy nadie, Jesús, ¿qué voy a contar yo?” . Jesús me animó a que pensara y contara qué significaba para mí Malpica. Así que me puse a ello. ¿Qué es para mí Malpica?

Malpica es mi abuelo, el tío Tostón, conmigo montado en su caballo mientras me iba enseñando los números con los portales, y las letras con los nombres de las calles: Concejo, Marqués de Povar, Dehesilla… Malpica es mi padre, Daniel, el de la gasolinera, y mi madre, la Tostona. Malpica son mi tata, Monse, la de la Tajka, y el Foto, mis tíos, mis primos, mis sobrinos, mis amigos, los de antes, los de siempre…

Malpica es mi colegio, el Fulgencio Sánchez Cabezudo, que yo pensé que era un nombre inventado, y resulta que era un maestro muy antiguo que hubo aquí. Más antiguo aún que Manrique, que Pilar, que Vicenta, que Don Eusebio, e incluso que la Señorita María y la señora Modesta, que eran carpeñas, pero que a fuerza de años y enseñanzas ya son malpiqueñas de corazón.

Malpica es mi calle, donde jugaba al fútbol con Tripu, el de Charolo, y con Jose, el Ratilla, creyendo ser Javi el Barbas, Pepito, Rufino o Fernandito el Pulga. Malpica son las pistas de la piscina, donde íbamos a que el tío Corroto nos enseñara a jugar al tenis, y ver cómo se enfadaba cuando le ganábamos. O a jugar al fútbol, con Porrón de portero.

Malpica es teatro, con Pepe haciendo sainetes y colando “morcillas”, chascarrillos de vieja de la Karpintera, Sagrario, Raquel, Gustavo y Gabino, y hasta Patete, Guille y los Perragordas.

Malpica es el arroyo, ochavos, Bernuy y las incontables aventuras en bicicleta, y los bocatas y parrilladas en el campo. Malpica es la piscina, el verano entre chapuzones y aguadillas, y ver en bikini a los muchachas, y divagar de noche en el parque de la Gasofa hasta que se hacía de día.

Malpica es fiesta, desde Las Moreras, la Olimpia, la Fanky, la Anan’s, el Kerflin, el Delirium, hasta la Tajka, con su “vasca”. Malpica es San Sebastián, morraches como Marino, el mejor morrache que ha habido, o Merengue o Sari despeinando a las muchachas, el tío Regero cizañando las gandarras alrededor de la lumbre, y los mayordomos, de Antonio Soto a Tato animando las pujas. Malpica es la fiesta de las Nieves, orquestas en la plaza, botellón en el mirador, cachondeo junto al castillo, y escapada con la chica que se deje engañar.

Malpica es todo eso y más, seguro que cada uno tiene mil y un recuerdos. Yo os he contado los míos, espero que compartamos alguno. Así que en estos tiempos de recortes, de la mal llamada austeridad, de primas de riesgo (que yo no sé de quién será prima, pero si es familia de alguno, que la diga que deje de hacernos la puñeta…); pues lo dicho, aún con la que cae, os deseo a tod@s que disfrutéis de las fiestas, y de la vida en este pequeño rincón del planeta.

Porque sobre todo, Malpica es cuna de mucha gente buena, y de alguna gente enorme. Para mí, Malpica es mi lugar de donde escapar, y sobre todo, mi sitio al que regresar, y refugiarme para escribir cosas como ésta, mejor o peor escritas, pero desde luego, os aseguro que hechas con el corazón. Desde las Malvinas hasta el barrio de Cantarranas, desde la iglesia a la ermita, desde la fuente de los tres chorros a la alameda, desde que nací hasta que me muera, Malpica es, y siempre será… mi pueblo. ¡VIVA MALPICA, Y VIVAN LAS FIESTAS DE LAS NIEVES!

 

Que se jodan

Escrito por danyelchovas 26-07-2012 en General. Comentarios (1)

 

Léase cual diputada en su escaño...

 

Va a haber

que destruirlo todo.

Aniquilar toda riqueza

menos la nuestra, claro.

Arrasar toda civilización

y poner a cada uno en su sitio.

 

Que siempre hubo clases

y tanto estado de bienestar

hace olvidar las raíces

a los muertos de hambre.

 

Ya la pobreza de los mendigos

la hambruna de los negritos

los incendios forestales

los recortes sociales

las primas de riesgo

con bienes gananciales

son consustanciales.

 

Quizás una guerra

pero no de las modernas, en la red

sino de esas de escombro y racionamiento

para un buen milagro económico

y un resurgir de imperios

y un reflotar de economías

con cada uno en su sitio.

 

Incluso rememorar

la gracia de dios

y la justicia divina

como simple justificación

del yugo y el látigo.

 

Pero cuidado

no vaya a ser

que nos caiga un diluvio

y nos parta un rayo.

 

Y es que ya está bien de quejarse, ¿no? Que parece que no nos merezcamos unos buenos caciques que lo mantengan todo atado y bien atado...

Presentación

Escrito por danyelchovas 17-05-2012 en General. Comentarios (1)

 

Lo dicho, tenía una deuda pendiente, y aquí está... Con mi torpeza habitual, soy incapaz de insertar fotos de la presentación, pero aquí os dejo las lecturas realizadas, y mis últimas palabras... Si alguien está interesado, que me las pida, y se las enviaré gustoso... Nos vemos en estos lares...

 

Soy un puzzle al que le faltan piezas.

Musas y lutos llenan mis huecos.

Confundo sin cesar corazones y cabezas.

 

Soy un base que pivota, y no defiendo.

Escolto mis fracasos tras mi alero.

Fallo otro triple, boto y nunca aprendo.

 

Soy Robin Hood, voy tras Marian

olvidando robar algo a los ricos

para que el pobre vaya al tran-tran.

 

Soy Peter Pan, y Wendy crece

y pierdo a los Niños Perdidos

y sigo entrecejado en mis trece.

 

Soy el verso libre, incomprendido

que empalma líneas y tercetos

y cuenta cuentos sin sentido.

 

Soy la necesidad de lo fútil,

un negado que se reafirma.

Soy la utilidad de lo inútil.

 

Soy el lado y el ángulo desigual

de todos los triángulos isósceles.

Cada quien triangula sin cada cual.

 

Soy la pata que cojea del taburete.

Soy el que sobra en los versos impares.

Soy el Atleti en el Barça del triplete.

 

Soy sólo lo que fui, lo que seré, y ni siquiera

sé lo que un día fui, ni seré. Fuera lo que fuera,

sólo quiero ser lo que fui, o seré, eso quisiera.

 

Soy más

 

Soy un yonki necesitado de afecto

y cariño en dosis abusivas.

Busco tus besos por defecto.

Tu chute hace que me desviva.

 

Soy un muerto de hambre

un Jack Sparrow, pirata malaje.

Vivo colgado del alambre

Navego en contra del oleaje.

 

Soy los corazones que me rodean.

Esfuerzos de todos por salvarme.

Pueden mis infiernos que merodean

buscar mi perdición, y allí quedarme.

 

Soy escrutador de una gentil dama

que cada día me descubre la vida.

La intento meter en mi cama

y cada cinco segundos se le olvida

 

Soy todo y nada, remilgos del ayer.

Sombra de alguien, pecado venial.

Vuelva usted mañana, idos a ver

Al cadavérico Daniel, acabado genial.

 

 

Llamando a las musas (leído por Rosalie)

  

Dan alas a la imaginación

de los malditos escritores,

que siguen en su ensoñación

hasta repetir sus errores.

 

Rebosan amor, pero humano

y racional. Pierde todo sentido.

Osan traerme dolor. Me afano

en retenerlas cuando se han ido.

 

De vez en cuando por los suelos,

de cuando en vez por las nubes.

Me bajan del limbo a los cielos

Me destrozan. Luego me subes.

 

Déjame al menos regodearme

un poco más en mi tristeza.

Me gusta sentir y sentarme

a ver dar vueltas mi cabeza.

 

He podido dominar mis asuntos.

No tengo vergüenzas apenas.

Lo chungo es llegar a puntos

en que me venzan las penas.

 

Acabo por volver a refugiarme

en similares campos de batalla,

en guerras de las que no librarme.

Ante ti se derrumba mi muralla. 

 

 

Locuras de amor tales… (leído por Javi)

 

Trastorno inespecífico

del estado de ánimo.

En bonitas palabras:

entorno pacífico

cansado de pánico.

¿Estoy como una cabra?

 

Locuras de amor tales

que deprimen los temores

de llamadas sin respuesta.

Locuras tan mortales

que esquizofrenan mis amores.

Soy un loco que se apuesta

 

la vida en cada encuentro

el corazón en cada una

de sus letras dedicadas

a sus musas. Me muestro

de forma más que inoportuna

enamorado, y ellas disecadas.

 

Si me muero será solamente

otro escalón, otro episodio

otro paso. Si no lato

por amor, será inútilmente.

Si no amo, será que me odio.

Amor, si no te pillo, aquí me mato.

 

 

El dragón lanzapompas de jabón  (leído por Luise y un servidor)

 

Había una vez, en un país muy cercano, un dragón que, en vez de fuego, echaba por la boca pompas de jabón. Lo que no sabíamos es que el país cercano era una pompa de jabón en sí misma, y que el dragón era el creador de ese mundo de imaginación y fantasía.

 

En aquel país había un rey, Nicolás, que dijo a sus habitantes que huyeran del castillo, porque el dragón iba a atacarlo. Lo que no sabíamos era que el rey Nicolás le había pedido al dragón, que concedía deseos, un país para gobernarlo de forma justa. Tampoco sabíamos que, una vez creado el reino, Nicolás  echó al dragón del reino para dominarlo con mano de hierro, es decir, como le daba la gana.

 

Pero ¡Cuidado! Por lo visto, sobre la Tierra iba a caer el planeta Saturno. En realidad, Saturno era el nuevo país que quería gobernar Nicolás, que ampliaba horizontes. De hecho, su plan era que su país de pompa de jabón se quedara pegado a Saturno, y que girara en sus anillos, a modo de residencia de vacaciones en el extrarradio.

 

Mientras tanto, el dragón llegó al castillo, y empezó a llenarlo con pompas de jabón. El dragón pretendía cazar a los reyes en una pompa de jabón para devolverle el país a sus legítimos dueños: Los jabonitos y jabonitas.

 

A la reina, que estaba en el castillo, le hizo caerse de cabeza el jabón y se dio un coscorrón. Esa reina burujona estaba siempre alisándose el pelo, y le sentaba fatal que se le mojara, porque al mojársele, el pelo se le encrespaba y parecía un erizo.

 

El dragón, que era rojo y rosa, cambió de color, y pasó a ser verde y azul. Realmente, el dragón era transparente, pero de cara a la galería, debía tener un aspecto poco atemorizador. Por eso ante, los reyes, se presentó de colores incompatibles, a sabiendas de que los reyes, adictos a la moda, no aguantarían tal combinación. Ante los jabonitos, no obstante, se presentó con los colores de su bandera, verde y azul, en señal de paz.

 

Cuando Saturno se caía, el dragón hizo una enorme pompa de jabón que le envolvió. El dragón prorrumpió en un éxtasis de disparos-pompeados a discreción, que impulsaron a los reyes, enjabonados y con el pelo encrespado, a Saturno, envolviendo al susodicho planeta atacante.

 

De esta forma, Saturno quedó flotando en el aire, salvándose así la Tierra. Los reyes quedaron encerrados en pompas que gravitaron sobre los anillos de Saturno, girando en la eternidad cósmica. Mientras, los jabonitos proclamaron la república jabonosa, erigiendo al dragón como símbolo de libertad.

 

 

No quiero

 

No quiero llegar al final

y arrepentirme de los pasos

que no he dado.

 

No quiero terminar y ya,

desdibujarme y que las olas borren

mis pasos en la arena.

 

No quiero echar la vista atrás

y llorar por unos escasos

tropezones equivocados.

 

 No quiero cumplir y acabar

y que todos me lloren

y se acabe la luna llena.

 

No quiero volver a terminar

una vida llena de retrasos

y sueños inacabados.

 

No quiero mirar al mar

Y que me llene las velas, y soplen

Y el último suspiro os libere de mi condena.

 

 

Felicidad

 

Si nos remitimos a la RAE, "felicidad" se define como "Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien". Siendo así, entiendo que conseguir algo te da la felicidad. Sería más común que el sentimiento solidario de plenitud y satisfacción que todos buscamos en la vida.

 

Suena a egoísta eso de tener que conseguir algo para ser feliz. Algunos filósofos y poetas atribuyen más felicidad al camino recorrido, que a la meta conseguida y al final del camino. A menudo me regodeo en mi ataque autodestructivo diciendo que no tengo metas, que prefiero perderme en el camino. Igualmente en el amor, prefiero el platonismo del amor por conseguir, que el limbo del amor conseguido. Prefiero el continuo del sexo, al éxtasis del orgasmo (bueno, o de la calma feliz del después). En la vida en general, disfruto más del tiempo empleado en lograr algo, que en la satisfacción del logro.

 

La RAE también define la felicidad como "satisfacción, gusto, contento". Leyendo el prólogo de La sonrisa etrusca, de Jose Luis Sampedro, he recordado el último instante en que me sentí feliz. Sí, también considero la felicidad como instantes efímeros en un mar de dudas. Puede ser duro, pero es así...

 

Hace tiempo escribía sobre un momento así. Hará un par de otoños. Era un sábado de octubre templado.  Llegaba algún rayo de sol a la terracita de la habitación. Había conseguido la canción "Viva la vida", de Cold Play (que no se entere Ramoncín). Mi hermana me pidió que cuidara de mi sobrino Daniel, recién levantado, durante unos minutos. A sabiendas de su gusto por la música, cliqué en el icono y empezaron los acordes de la canción. Le presté mi hombro y él se recostó, en pequeño abrazo que me cubrió entero.

 

Durante unos escasos minutos, los que la dictadura del pop requiere a sus canciones, me vi transportado a una nube de calma y plenitud. Girando con un pequeño ser cercano abrazado a mí, tan frágil, tan tierno, envueltos ambos en una bruma de notas y armonía musical, flotamos en felicidad. Me dolió el pecho, la presión subió por mi garganta, y tras un hondo suspiro, la fuerza de un sentimiento se derramó en tres lágrimas de mis ojos, una en el derecho y dos en el izquierdo. Con la tercera mojé su manita, él levanto su cabeza de mi hombro y me negó con la cabeza.

 

El instante se diluyó. Mi hermana vino a llevárselo. La canción acabó. Yo me quedé sólo, e intenté mitigar el vacío con otras canciones, lecturas de páginas y distracciones varias. No pude. Sabía que acababa de presenciar uno de esos pequeños momentos de felicidad por los que se viven.

 

He querido compartirlo con vosotros, y tened por seguro que añadiré este momento, aún con los nervios, a mi catálogo de momentos felices. Es mi posesión más preciada, y ahora formáis parte de mi tesoro. Muchas gracias a todes.